domingo, 17 de abril de 2011

Es imborrable

Desperte un día y me encontraba en el hospital, alrededor mía la gente me miraba sonreían y lloraban, yo no recordaba nada, ni siquiera recuerdo conocerlos a ellos, no había nadie que conociera.
Dos desconocidos me llevaron a una casa, una casa que no recordaba, supuestamente mi casa, y si, ellos eran mis padres, era algo nuevo para mí, tenía que vivir desde 0, incluso resultó que yo tenía novio, que complicado era todo, nos queríamos mucho, y nos iba muy bien, por lo menos eso decía la gente, esos que eran mis amigos, pero yo no podía seguir con una persona que prácticamente no conocía, así lo sentía yo.
Yo no quería hacerle daño pero tampoco podía estar con él, ni siquiera me gustaba.
Día a día iba conociendo gente que ya conocía y gente nueva, incluso me fijé en un chico, y yo creo que él también se fijó en mi. El amigo de mi supuesto novio, y también amigo mío (o eso dijo) me contó que mi novio de mi otra vida lo estaba pasando mal por todo esto, pero es que la gente no me entendía a mí, yo ya no era yo, por lo menos no la que ellos conocían, yo había empezado de 0, yo le explicaba a él que como se sentiría si una buena mañana se despierta y le presionan porque tiene que estar con una persona que no conoce de nada, pues así me sentía yo, sintiéndolo mucho hablé con mi novio de mi otra vida, y le explique que su novia murió junto a su memoria, que yo tenía su físico pero yo ya no era la otra, quizás si, es decir, yo era la misma, pero sin recordar nada de lo anterior, y yo ni recordaba ni sentía lo que antes, seguro lo dejé destrozado, pero no tenía mas remedio, yo no recordaba, y también imagine que sería si la persona que te gusta te dejara de recordar.
Los días pasaron, y yo estaba saliendo con el chico que me gustaba, ya tenía muchos amigos, y mi antiguo novio era mi mejor amigo, yo siempre hablaba con él y le contaba mis cosas, a él también se le veía bien, aunque en tal situación no se si me habría superado, pero cada vez nos llevábamos mejor, y él respetaba mucho que yo tuviera novio, como ya dije, o me había superado o lo respetaba.
Un día me llamaron y me dijeron que mi mejor amigo estaba en el hospital y que posiblemente hubiera perdido la memoria, yo no podía parar de llorar, y pensar que no pudiera recordarme, recordar lo amigo que somos, y que estuvimos, aunque yo eso no lo recordara.
Fui lo mas rápido que pude a verle, estaba dormido aún, temía que cuando despertase tuviera la misma sensación de no conocer a nadie como yo la tuve, y lo comprendí como tuvo que sentirse. Abrió los ojos y me miró y sonrió, él sabia quien soy! no había perdido la memoria!!, comencé a llorar de la alegría y me di cuenta que lo quería y no solo como mejor amigo, yo lo quería de verdad.
Lo dejé con mi novio, al que le dio bastante igual, a los días supe que me engañaba, pero ni me importaba, porque sin darme cuenta, todo el tiempo y los días que había pasado junto a mi mejor amigo fui la más feliz.
Mi amigo ya estaba bien, y me arme de valor y le dije lo que sentía por el, aunque yo pensaba que ya era demasiado tarde, pero él me dijo que me había querido durante todo el tiempo, nunca dejó de pensar en mi, y que aguantó todo con la esperanza de que algún día lo recordara o al menos volviera a sentir lo que sentía antes, y que él era feliz los ratos que pasaba conmigo, imaginando que nada había cambiado y que seguíamos, entonces nos besamos, y yo recuerdo esa sensación! recuerdo como eran sus besos, sus labios, su olor, incluso recuerdo lo que sentía por él. Me había recuperado, lo recordaba todo!
Pero antes de recordarlo todo ya me gustaba, entonces comprendí, que me pueden borrar la memoria cuantas veces quieran, pero si a él no lo borran, siempre que lo vuelva a conocer lo querré, por que el siempre será el mismo, y mis recuerdos se pueden borrar, pero mi gusto jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario